• Grey Instagram Icon

Instagram

Fotografía Liliana Lamata.

Liliana Lamata está dedicada a la fotografía de maternidad, fotografía de familia, fotografía de niños, retrato Fine Art y creativa; 29  años haciendo de los sentimientos una imagen.

El estudio privado está ubicado Asturias, España, ofreciendo delicadas y elegantes  fotos de embarazo, hermosos reportajes de comunión, reportajes de boda,

fotografia blanco y negro.

Nací en Madrid un abril nevado de 1963. Me crié en Caracas, Venezuela. Con un padre Director de televisión no es extraño haber crecido entre imágenes, actores y técnica. Como si se tratara de un embrujo, mientras despertaba a la vida, cada una de las  palabras articuladas en conversaciones versadas en las ultimas tendencias audiovisuales del momento, fueron sellando sin escapatoria mi destino como fotógrafa.

 

Como tratando de confundir mi rumbo, estudié Administración y Contaduría en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, pero el destino no se equivoca. Luego de 4 años y muchos pesares académicos, una interrupción afortunadamente forzada, devolvió el orden establecido desde mi infancia alejandome de los números y acercanddome al arte.

 

Mis estudios de Dirección y Producción de televisión, edición y montaje, me colocaron a manera de práctica detrás de mi primera cámara fotográfica. Cursé estudios de fotografía de la mano de Ricardo Armas, Taller Manoa 1989. Allí se gestó lo que sería mi pasión por la fotografía por el resto de la vida, y lo digo sin temor a equivocarme. No me he alejado de ella desde entonces.

 

Mis primeros trabajos fueron como foto fija en largometrajes tales como Jericó  (Premio Gran Coral de la Habana y nominada a los premios Goya 1992) y  Desnudo con Naranjas de Luis Alberto Lamata, Una vida y dos Mandados de Alberto Arvelo, Pandemonium de Román Chalbaud entre otras. También fueron las telenovelas producidas por Radio Caracas Televisión, Venevisión y Marte Televisión durante los años 90 las que entrenaron mi ojo y mi técnica.

 

Un día fortuito de 1995, hacía unas pruebas de luz con mi única modelo disponible quien estaba embarazada para ese momento. Lo que en un comienzo pensé había sido un error de iluminación, una vez positivada la imagen en mi cuarto oscuro y en blanco y negro, resultó la revelación de la belleza de la maternidad ante mis ojos.

 

Han transcurrido 23 años de ininterrumpida dedicación, casi exclusiva, al desarrollo en imágenes en relación al tema de la maternidad. Mi propia maternidad en 1999 marcó un hito en la percepción de la gestación como evento privilegiado y único en la vida de la mujer. Desde entonces, he fotografiado a mas de  de 5000 mujeres embarazadas.

 

Trabajos personales como “Madres de Barro” y “Ausencias” han complementado mi búsqueda personal. A partir de 2007, hice la transición oficial a la tecnología digital. Eso, me ha impulsado a mantener al día mis conocimientos en el manejo de programas de edición como Photoshop cuya habilidad me ha permitido expandir mi proceso creativo a niveles que reconozco infinitos.

 

En 2017, la vida me devolvió a España. Ahora radicada en Asturias, mi mirada se ha vuelto especialmente curiosa en estas tierras antiguas. Actualmente estoy desarrollando temas que relatan tradiciones, amalgamando mi pasión por la historia, la pintura y la fotografía. La macro fotografía también está ocupando un espacio importante en mi quehacer fotográfico. Todavía mucho por venir.

Proyecto Infinito

 

“ Liliana es madre, y este sutil detalle la hace sensible a la maternidad. Y disfruta su arte, el arte de la cosecha, cosecha de imágenes, imágenes de madres, madres gestantes.

Liliana entendió que sus virtudes de fotógrafa puestas al servicio de la imagen materna refrendan el valor de su vida, como persona, como artista… será porque la maternidad envuelve una gran parte del todo de la naturaleza humana? Será por ello que quienes hemos visto sus fotos, sentimos su trabajo impregnado de gestación, de afecto, de relación, de lactancia, de respeto…

Liliana con su trabajo contribuye a “humanizar la gestación humana”, nos permite el disfrute de cuanto naturalmente bello hay en la figura de la mujer gestante. Ese es su proyecto infinito, inacabable, deslindado, como el ser humano, porque el ser humano no tiene fronteras, es infinito… porque la maternidad replica la infinidad del ser, una y otra vez, una y otra ves…”

Carlos Martínez, MD. Bogotá, Colombia.

Somos todo lo que queramos  ser.

Un día quise  parecerme a uno de los cuadros de AMEDEO MODIGLIANI o mejor que eso, quería pintar como el y me lo permití. Un  poco de desparpajo y una tonelada de PHOTOSHOP complacieron mi deseo.

Hay días en los que no quiero ser nada. Hay días en que todo me sale mal.
Pero nada me detiene.