Sigueme en:
  • Grey Instagram Icon

Instagram

Fotografía Liliana Lamata.

Liliana Lamata está dedicada a la fotografía de maternidad, fotografía de familia, fotografía de niños, retrato Fine Art y creativa; 31  años haciendo de los sentimientos una imagen.

El estudio privado está ubicado Asturias, España, ofreciendo delicadas y elegantes  fotos de embarazo, hermosos reportajes de comunión, reportajes de boda,

fotografia blanco y negro.

La sesión fotográfica. Jugar a ser modelo.

Actualizado: 24 de sep de 2019



La razón final de una sesión fotográfica es sin duda lograr un conjunto de imágenes para el recuerdo. Parece concepto de diccionario y se dice de manera rápida y simple pero, ¿que se esconde tras el evento de hacer una sesión fotográfica?, qué emociones y técnica envuelve la experiencia de fotografiar y ser fotografiado?


Lo voy a contar en primera persona, quiero que sean mis vivencias las que hablen por mi. Han pasado 29 años disfrutando el ritual de preparar una sesión.


Concertar una cita para la sesión fotográfica enciende la chispa para que mi creatividad se ponga en marcha y comiencen los preparativos para el día pautado.


La conversación que tengo previamente con la cliente en cuanto a su motivación para hacer la sesión y sus expectativas es fundamental para hacerme una idea de lo que quiero hacer. Las razones son variadas. La mayoría conoce mi estilo a través de referencias, mi pagina web o redes sociales y usualmente se dejan guiar por mis sugerencias generales pues se trata de una sesión sin un tema específico. En ocasiones, la clienta quiere, por ejemplo, retratar a su hija en su traje de bailarina y traje típico. En otras ocasiones el motivo es el retrato de comunión o hay clientes que me piden close ups o tomas cerradas porque quieren regalar un retrato de la nieta o nieto a los abuelos. Todos estos factores influyen en mi manera de abordar la sesión desde el punto de vista estético y técnico.


En este post, quiero tomar como ejemplo una sesión realizada el 3 de nov pasado en mi estudio en Avilés , Asturias.


Se trata de un niña hermosa, Victoria de 11 años. Esta edad es maravillosa porque ya dejaron de ser niños incontrolables pero todavía no son adolescentes. Entre los 8 y los 11 es una edad donde la INOCENCIA es PROTAGONISTA y les queda poco tiempo para comenzar a cambiar. Otra de las características, es que en estas edades están en pleno proceso de cambio de dentición, sus dientes realmente no están en su mejor momento. Por supuesto que les pido sonreír grande y procuro que lo hagan de manera espontánea y genuina (generalmente los sorprendo con un chiste malo), también es hermoso recordar esa transición, pero en líneas generales les pido una expresión serena, una sonrisa sutil y es allí cuando LOS OJOS son los que lo dicen todo!


Al hacer la planificación con la madre, le pedí que hiciera una selección de vestuario en colores pasteles, colores rotos, colores tierra. Evito los colores estridentes. En este tipo de fotografías la moda marcada y los colores fosforecentes le restan protagonismo a la modelo. No es el estilo que busco a menos que sea una solicitud expresa. Mi trabajo es atemporal, es decir, pasan los años y la moda del momento no es la que determina en que momento fue realizada la sesión. Ella me envió por WhatsApp sus propuesta y entre las dos fuimos aceptando y descartando. Finalmente nos quedamos con unos 5 cambios.


Mi sugerencia con respecto al pelo es tenerlo limpio, al natural y sin productos que lo hagan lucir grasoso. No es el caso de los varones que les encanta aplicar gelatina para moldear y les queda muy bien. Las uñas cortas, limpias y sin pintura de ninguna naturaleza.


La emoción de la modelo comienza, las mamás reportan que no dejan de hablar del tema en casa y hasta pasan noches de insomnio pensando en el día de la sesión.


Llega el dia de la sesión. Es otoño en España. Siempre me ha gustado incluir naturaleza en alguna de mis tomas. Les da un toque interesante. Me voy al parque y quedo extasiada con las hojas de colores amarillos, marrones, rojos y verdes a punto de morir, ramas y hasta zetas. En esta ocasión compré una granada en el mercado municipal.



#parquedeferrera #aviles #asturias

Con un par de horas de anticipación, me toca organizar el estudio y preparar los equipos.

Hace frío y lo primero que pienso es en la comodidad del cliente, sobre todo de la modelo, así que prendo la calefacción y como siempre, coloco mi música favorita, suave y tranquila. Tengo Spotify y hay miles de listas de reproducción que me encantan. La música relaja y complementa los sentidos. Siempre trabajo con música, siempre. En ocaciones, utilizo la música para buscar un estado de ánimo determinado. Quiero asegurarme que tanto Victoria como los padres pasen un rato diferente y divertido. Para un niño, la sesión es JUGAR A SER MODELO por un día.


Instalo el fondo fotográfico, en este caso una tela marrón y luego dispongo de un fondo blanco mate perfecto para hacer tomas mucho mas amplias y dinámicas si quiero, eso lo dicta la inspiración del momento.


Mi equipo para este tipo de retrato consta de dos luces electrónicas Neewer S-400N, pantallas de rebote y mi cámara canon D7 con lente 18-135.

Planteo el esquema de luces que puede ir variando a lo largo de la sesión. Una luz principal con un difusor octagonal, una luz de rebote con difusor octagonal apuntado directo al techo, pues el techo del estudio es bajo y blanco, perfecto para hacer una difusión suave y amplia. Luego una lamina de rebote blanca en un lateral y otra debajo de la luz principal que coloco a 45º arriba y al frente al modelo estilo mariposa. En principio quiero una luz homogénea y sin sombras. Con este esquema la piel parece brillar, me encanta.


Hago una prueba de luces para asegurarme que todo esté funcionando, que los remotos de las luces se estén activando correctamente y que los valores de la cámara estén calibrados. Descargo la imagen de prueba al ordenador para verla en detalle. Reviso temperatura de color, foco, grano y apariencia general.



En mi estudio e imagen de prueba en el ordenador.


Mientras espero la llegada de la clienta suelo hacer anotaciones de lo que quiero hacer para que luego no se me pase nada de lo planificado con el furor de la dinámica fotográfica que imprime la sesión.


Llega el cliente y comienza la magia. La experiencia me entrenó para conectar de inmediato tanto con los padres como los niños. Mi sonrisa genuina , mi trato amable, considerado y respetuoso pero distendido y en confianza, son mi arma fundamental.


Luego de los saludos y un poco de conversación para entrar en confianza ordenamos el vestuario y planeamos la secuencia que vamos a seguir. A partir ese momento nos convertimos en un equipo para que la sesión dé el mejor de sus frutos.


Primer vestuario. Victoria entra en el set. Le explico con palabras sencillas de que se trata todo el aparataje, no quiero que se intimide con los equipos. La emoción se nos nota a las dos, yo por fotografiarla y ella por modelar. Le explico que la primera toma es para probar las luces y es así, lo que ella no sabe, es que esa primera toma generalmente es perfectamente elegible, no están posando y se puede captar naturalidad del primer disparo desprevenido. También, la relajo explicándole que yo le voy a indicar lo que se va a hacer durante el transcurso de la sesión; la pose, la mirada, la sonrisa, la expresión, las manos. Por cierto, la gestual de las manos habla por si sola, las manos transmiten emociones. Es tan importante la colocación de las manos que es un tema que voy a abordar de manera independiente en otro post.





La sesión transcurre de manera fluida. Le enseño el resultado de alguna que otra toma mostrándole la cámara. Se sorprende, la emociona. Le digo constantemente lo hermosa que se ve y es verdad. Se gusta y eso juega a su favor. . Me aseguro de que Victoria se sienta cómoda y sobre todo, que la esté pasando bien. La siento en un banco para comenzar, esta posición la hace entrar en confianza con facilidad, los hace sentir protegidos como en un nido. La coloco de frente, de ambos lados, mira de frente a camara, hacia abajo, directo hacia la luz, la hago sonreír sutil o ampliamente, le indico como colocar las manos de diferentes maneras, la coloco parada, el pelo de un lado o del otro, en unas tomas recogido, en otras suelto, con o sin accesorios y así, variando para tener muchas opcionas para elegir. Cuando quedo satisfecha, pasamos a otro cambio, de igual manera con todos los cambios pautados, generalmente 4. En esta ocasión, me aseguro de hacer la foto con una hoja inmensa que me llamó la atención en el parque y probamos varias maneras.


Alguna de las tomas con la hoja


Hago cambios en el esquema de luz. A ratos la coloco a 45º lateral buscando la luz Rembrandt, a veces a 90ª lateral y sin compensación para rellenar las sombras, en todas se consiguen resultados muy interesantes.


También hago participar a los padres, les doy la confianza para que me hagan cualquier acotación. Como fotógrafa al mando, lejos de molestarme su intervención, me gusta que se sientan pro activos. A veces hasta les pido que me hagan de asistentes (cafe y galletas a cambio) y me sostienen un rebotador o me cubren una luz que requiero enmascarar. Entre todos velamos porque tanto el vestuario como el pelo estén en su sitio. Todo esta saliendo bien.


Primero fotografío con el fondo oscuro y al final, desmonto y pasamos al blanco. El blanco me permite amplitud de movimiento. La pongo a saltar por ejemplo, les encanta! Al final está mucho mas relajada y consigo nuevas expresiones.


Finaliza la sesión con entusiasmo y alegría. Victoria quiere mas, la pasó muy bien, se sintió hermosa y grande, toda una modelo. Los padres se ven felices y complacidos. Mi misión del dia esta cumplida. Soy feliz 😊


Nos despedimos y les informo que las pruebas a partir de las cuales se seleccionan las imágenes, van a estar listas en unos 5 días. Eso es tiempo suficiente para descargar los archivos al ordenador, descartar algunas tomas y organizar el material para poder mostrarlo en todo su esplendor, con comodidad y amplio detalle en mi pantalla de 27". Ese día, o en días posteriores, concertamos la cita para la exhibición. Luego de la selección, cada una de las imágenes serán retocadas en photoshop y otros programas de edición listas para su impresión.


Recojo los equipos, ordeno y dejo todo preparado para la siguiente aventura fotográfica.


En el próximo post, voy a desgranar la parte técnica de post producción. Como siempre digo, la sesión es solo la punta del iceberg. Queda mucho por hacer antes de realizar la entrega final.


Liliana Lamata

www.lilianalamata.com

@lilianalamata

Tlf.634 994 834

Asturias, España



Aquí les dejo alguna de las imágenes finales.